Rosalio José Cardinal Castillo Lara, S.D.B. † Rosalio José Cardinal Castillo Lara, S.D.B. †
Function:
President Emeritus of Vatican City State, Roman Curia
Title:
Cardinal Priest of Nostra Signora di Coromoto in S. Giovanni di Dio
Birthdate:
Sept 04, 1922
Country:
Venezuela
Elevated:
May 25, 1985
More information:
www.catholic-hierarchy.org
Send a text about this cardinal »
View all articles about this cardinal »
Spanish ‘Chávez es un dictador paranoico’
Oct 09, 2005
Habla el cardenal venezolano Rosalio Castillo. “Es un castrista que se cree Bolívar”, dice. El prelado cree que no quiere a Colombia y apoya la guerrilla. En su concepto, Chávez, más que una bendición , necesita un exorcismo.

(yamidamat.com.co, 31 de julio de 2005) Las relaciones entre la jerarquía eclesiástica venezolana y el presidente Hugo Chávez están prácticamente rotas. Con ataques que van y vienen, Venezuela no vivía una situación tan pugnaz desde la época del presidente Antonio Guzmán Blanco, de quien dicen historiadores que “mantuvo frente a la Iglesia una actitud de independencia y orientó su política a fortalecer el Estado como institución soberana frente a la Iglesia y a impedir la ingerencia del clero en asuntos políticos”. Guzmán Blanco es acusado de autócrata, de haber hecho un gobierno personalista y de acomodar la constitución a su conveniencia.

El cardenal Rosalio Castillo compara a Chávez con los dictadores que ha tenido esa nación.

Los conflictos entre el Estado y la Iglesia comenzaron en Venezuela desde los días iniciales de la Independencia, cuando la República tuvo que deslindar su campo, frente a una iglesia católica que se había identificado con el absolutismo español. La iglesia consideraba a los reyes españoles como de origen divino. Venezolanos masones como Bolívar y Miranda defendían, al contrario, que el origen de la soberanía estaba en el pueblo.

Hoy se repite la historia. “Estamos gobernados por un déspota paranoico”, dijo a EL TIEMPO el cardenal Castillo, en su primera réplica al ataque que le hizo recientemente el presidente Chávez .

“Bandido y alcahueta”, le gritó el Presidente a Castillo, único purpurado de Venezuela. “Chávez es un castrista que se cree Bolívar”, le replica en este reportaje.

El enfrentamiento no es un simple intercambio de agresiones verbales entre Presidente y Cardenal. Es el reflejo de un virtual rompimiento que se protocoliza en Venezuela entre la Iglesia y el Gobierno. En su última intervención por radio, en Aló, Presidente, el jefe de Estado dijo que el Cardenal era un “fariseo” y un “inmoral”.

El cardenal, por primera vez, le responde y declara su alarma por lo que ocurre en Venezuela y asegura que no es personal sino que la comparte la Conferencia Episcopal Venezolana y llena de preocupación al papa Benedicto XVI. “El presidente Chávez es un dictador que no quiere a Colombia, que apoya la guerrilla y que quiere un estado comunista”, dice. Asegura que más que una bendición, el presidente Chávez “necesita un exorcismo”.

El Cardenal considera “tensas” las relaciones con el Presidente.

Pero la actitud del Presidente parece ser consecuencia de las permanentes críticas de la Iglesia a su gobierno…

La jerarquía eclesiástica ha señalado algunas cosas que merecen ser corregidas. En relación con los derechos humanos, con determinados abusos, con presos políticos y cosas de ese género. El Presidente no acepta ninguna crítica, ninguna disidencia. En vez de responder la crítica, él trata de descalificar a la persona que la hace. Entonces, insulta a la Conferencia Episcopal, me insulta a mí. Pero la Iglesia es la institución que goza de mayor credibilidad en Venezuela.

¿Cuáles son las quejas de la jerarquía eclesiástica sobre derechos humanos?

A través de su discurso, el Presidente ha creado una tremenda polarización que tiene su raíz en el modo de actuar del Presidente, que no parece ser jefe de Estado, sino jefe de un partido. Considera como venezolanos sólo a quienes son de su partido, a quienes lo siguen. A eso se le añade el modo despótico como ejerce la autoridad. Le quitó a la Iglesia el financiamiento de obras sociales que eran muy útiles para la población. Aquí no hay justicia. Los fiscales fallan, con excepción de un 1 por ciento, en la forma que le plazca al Gobierno. Hay presos políticos.

¿Hay presos políticos en Venezuela?

Son casi un centenar. Al general Alfonso Martínez, un militar muy respetado, lo metieron a la cárcel por haber dicho en una entrevista cómo funcionaba el lanzallamas, que lo habrían usado algunos militares para quemar en el estado Zulia a unos soldaditos que tenían presos. Todos murieron.

¿Al general Martínez no le hicieron un juicio?

El tribunal militar lo absolvió, pero anularon la sentencia y lo pusieron preso.

¿Y, en su opinión, qué busca con tener presos políticos?

Amedrentar. Y cobrar algunas manifestaciones espontáneas a quienes han criticado al Gobierno, sobretodo en el medio militar.

¿Qué sintió cuando el Presidente dijo que usted era un bandido y un alcahueta?

Me eché a reír. El ataque es tan inverosímil, que no me indigné, me eché a reír.

¿Y la conferencia Episcopal de Venezuela que piensa del Presidente?

Lo mismo que yo.

¿Y lo ha dicho?

Sí. La diferencia está en el modo de decirlo. Hay quienes hablan diplomáticamente. Hay otros como yo, que hablamos claramente, para que todos entiendan.

¿Cosas claras como qué?

Que aquí no hay democracia. Este es un gobierno despótico. Le voy a dar un ejemplo: ¿Sabe que hicieron con toda la gente que firmó la convocatoria del referendo contra Chávez? Los botaron. La lista la pasaron a todos los entes del Gobierno y les quitaron sus derechos. Han hecho presión sobre las compañías que tienen contratos con el Estado para que destituyan a quienes firmaron.

¿Cómo va la situación de seguridad en Venezuela?

Muy mal. Aquí aumentó tremendamente la delincuencia. Él incitó a robar diciendo “si tengo hambre, tengo que robar”. Y quería poner eso en los códigos: que quien roba por necesidad no es delincuente. Hoy, en Caracas, después de las 10 de la noche, nadie circula. En un año hubo 12 mil asesinatos.

¿Para dónde va Venezuela?

Si la cosa sigue así, el anhelo de Chávez es que sea una sucursal de Cuba, es decir, un régimen castro-comunista donde la propiedad privada no exista y, si existe, que esté muy controlada. No hay libertad y la libertad de expresión todavía se conserva, pero muy amenazada. Hay unas multas multimillonarias que el gobierno impone.

¿Y cómo ve el comportamiento de Chávez con Colombia?

Él, desde el principio, ha favorecido a la guerrilla y eso no lo puede negar. Se ha demostrado absolutamente que no es muy amigo de Colombia. ¿Por qué? Porque Colombia no tiene un régimen semejante al de él. Chávez, desde muy joven, quiso ser un poco guerrillero. El confesó que entró a la academia militar con intención de dar un golpe. El vivió en Cuba dos o tres años para ‘optimizarse’. Sueña con ser el ‘libertador de América’. Eso de habernos puesto República Bolivariana de Venezuela no es por Bolívar. Bolívar le importa un comino. Él cree que con eso puede levantar a los pueblos latinoamericanos para oponerlos al ‘imperialismo yankee’. Es un paranoico.

Si el Gobierno es tan malo y Chávez es tan perverso como dice usted, ¿por qué en las encuestas aparece con un 71 por ciento de favorabilidad?

¿Usted sabe cómo se hacen las encuestas aquí? Averigüe y hablamos.

Teniendo a la Iglesia, a la empresa privada, los grandes medios en contra, ¿cómo se mantiene Chávez en el poder?

Porque tiene todo el dinero del mundo producto del petróleo. Tiene un Congreso que le aprueba lo que quiera. El Banco Central de Venezuela cambió la ley para que Chávez maneje 6 mil millones de dólares de las reservas internacionales. Eso lo mantiene.

Permítame preguntarle, con todo respeto: ¿La misión de la Iglesia no es espiritual? ¿Por qué se inmiscuye en la política?

La primera misión de la Iglesia es anunciar el evangelio. En esa misión incluye la defensa de la persona humana. La Iglesia no puede cerrar los ojos ante los atropellos. No hacemos política, sino pregonamos nuestra doctrina de moral social.

¿Puede haber reconciliación con el Gobierno?

La reconciliación no es con el Gobierno. La reconciliación es entre todos los venezolanos que él ha dividido.

¿Usted estaría dispuesto a reunirse con Chávez?

Yo lo haría con mucho gusto, si ese señor fuera una persona normal.

¿Y no lo es?

No.

¿Él es…?

Un paranoico.

¿Y no tiene salvación?

El Señor es misericordioso y en el último momento lo puede tirar de la oreja y sacarlo de su error.

Chávez dijo alguna vez, dirigiéndose al Nuncio Apostólico en Venezuela, que la iglesia era un tumor…

Esa es una muestra de lo que es Chávez, de cómo piensa él. Como le dije, es un paranoico, una persona sumamente irritable. Molesto, dice cualquier cosa.

¿Usted se imaginó algún día, siendo el único cardenal que tiene Venezuela, que alguien le diría “golpista, fariseo, hipócrita, alcahueta, bandido, inmoral demente”?

"Demente" es lo único que no me ha dicho. Si lo hubiera dicho, equivaldría a que todo lo que afirmo no tiene valor. Pero no. Nunca lo imaginé. Me vine a Venezuela desde Roma, forzando un poco la mano del Papa; él quería que me quedara. Pero quise venirme del Vaticano para trabajar por Venezuela.

¿Cuál es la actitud de los feligreses frente al enfrentamiento entre la jerarquía eclesiástica y el Presidente?

En las iglesias, en los púlpitos, nunca se habla de política. A ese señor nunca lo he nombrado; tampoco lo hacen los párrocos. Los fieles están tranquilos; la mayoría quiere salir de Chávez. Pero no tanto por razones de iglesia, sino por la situación del país, por la falta de libertad.

¿Su santidad, Benedicto XVI, conoce de las dificultades?

Sí.

¿Él qué opina?

Que es un asunto que no va bien. Pero en ningún momento le pide a la Iglesia que no se interese por eso; al contrario, que ese es un deber. La Iglesia no dice ni dirá quién debe ser Presidente. Eso no le toca a la Iglesia. Pero sí denunciar que hay presos políticos, que hay abusos, que hay torturas, eso no es hacer política.

¿Le enviaría su bendición a Chávez?

Más que la bendición, le haría un exorcismo.
39 READERS ONLINE
INDEX
RSS Feed
back to the first page
printer-friendly
CARDINALS
in alphabetical order
by country
Roman Curia
under 80
over 80
deceased
ARTICLES
last postings
most read articles
all articles
CONTACT
send us relevant texts
SEARCH