Franciscus I. P.P. Franciscus I. P.P.
Function:
Papa
Title:
Servus Servorum Dei
Birthdate:
Dec 17, 1936
Country:
Argentina
Elevated:
Feb 21, 2001
More information:
www.catholic-hierarchy.org, www.arzbaires.org.ar
Send a text about this cardinal »
View all articles about this cardinal »
Spanish Hay que cuidar la vida del principio al final
Sept 27, 2005
Desgrabación de la homilía del cardenal Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires y Primado de la Argentina, en la misa en honor del santo protector de las embarazadas, San Ramón Nonato (31 de agosto de 2005)

Cuando uno escucha lo que dice Jesús: Miren, “yo a ustedes los mando, los envío como ovejas en medio de lobos”, dan ganas de preguntarle: “Señor ¿estás bromeando, o no tenés otro lugar mejor donde mandarnos? Porque es un poco escalofriante lo que dice Jesús: “si ustedes llevan mi mensaje adelante, los van a perseguir, los van a calumniar, les van a meter trampas para entregarlos a los tribunales y que los maten. Pero ustedes sigan adelante, por eso cuídense nos dice Jesús, y sean astutos, sean vivos como la serpiente pero muy sencillos como las palomas”, juntar las dos cosas.

El cristiano no se puede dar el lujo de ser salame, está claro, de ser tonto, no nos podemos dar ese lujo,  porque llevamos un mensaje muy lindo de vida y no nos es permitido ser tontos, por eso Jesús dice: “Sean astutos, cuídense”. ¿En qué consiste la astucia del cristiano? En saber distinguir quién es lobo y quién es oveja. Y cuando en este carnaval de la vida se nos disfraza un lobo de oveja, también saber olfatearlo, “mirá,  vos tendrás piel de oveja pero el olor que tenés es de lobo” y ésto, este envío que nos da Jesús es para algo muy importante, es para algo muy grande. Jesús nos dice una cosa que nos llama la atención, cuando alguien le pregunta: “bueno ¿a qué viniste vos al mundo?“. “Mire, yo vine a traer vida y que la vida sea en abundancia, yo los envío a ustedes para que lleven adelante esa vida, y que sea abundante”.

Jesús no vino a traer muerte,  más aún,  la muerte del odio, la muerte de las peleas, la muerte de la calumnia, ese matar con la lengua. Jesús no vino a traer muerte, la muerte la sufrió Él por defender la vida, Jesús vino a traer vida y esa vida abundante, y nos envía llevando esa vida pero nos dice: “¡Cuidado!”, que hay gente que tiene lo que hoy escuchamos, no está en el Evangelio, la cultura de la muerte. Es decir que la vida le interesa tanto cuanto  sirva, tanto cuanto le puede dar una utilidad y si no, no interesa. Y en todo el mundo, prendido está este yuyo de la cultura de la muerte.

Estaba leyendo un libro hace un tiempo, donde estaba esta frase que a uno lo conmociona: “En el mundo de hoy, lo más barato es la vida, lo que menos cuesta es la vida”. Por lo tanto, lo más dejado de lado, lo más descartable.

Este viejo, esta vieja, no sirven; descartados, los colgamos en el geriátrico como colgamos el sobretodo en el verano, con tres bolitas de naftalina en el bolsillo y lo colgamos en el geriátrico porque ya están descartables, no sirven.

Este chico que está en camino molesta a la familia, “¡Uy! para qué, qué sé yo, descartémoslo y mandémoslo al remitente”.

Eso es lo que nos predica la cultura de la muerte.

Este chico que tengo en casa, y bueno, no tengo tiempo para educarlo, que crezca solo como si fuera un yuyo del campo, y este otro chico que no tiene qué comer, ni zapatillas para ir al colegio, y bueno, lo siento mucho, pero yo no soy redentor de todo el mundo.

Así predica la cultura de la muerte, no le interesa la vida, ¿qué es lo que interesa?, el egoísmo, interesa sobrevivir uno, pero no dar vida, cuidar vida, ofrecer vida.

Hoy en este Santuario de la Vida, en este día del Patrono de la Vida, Jesús nos vuelve a decir: ¡Cuidado!, yo vine a traer vida y vida en abundancia, pero ¡cuidado!, van a estar rodeados de lobos, van a estar ustedes para defender la vida, para cuidar la vida.

¡Cuidar la vida!, qué cosa linda cuando uno ve,  ¡qué sé yo! que un abuelo, una abuela, que quizás ya no puede hablar, que está paralítico, y va el nieto o el hijo y le agarra la mano,  y en silencio lo acaricia nada más. Eso es cuidar la vida. Cuando uno ve gente que se preocupa para que este chico pueda ir al colegio, para que el otro no le falte la comida, eso es cuidar la vida.

¡Abrir el corazón a la vida!, porque el egoísmo de la muerte, la cultura de la muerte egoísta, es como el yuyo del campo, ese yuyo, la gramilla o la casia negra, o la cicuta, va creciendo, va invadiendo y mata los árboles, mata los frutos, mata las flores, mata la vida. La maleza. Acuérdense que una vez Jesús hablé de eso, dijo: “Cuando la semilla que es vida, cae en medio de las malezas, las espinas la ahogan”, las espinas del egoísmo, de las pasiones, del querer todo para uno. La vida es siempre dar, darse, y cuesta cuidar la vida ¡vaya si cuesta!, cuesta lágrimas.

Qué lindo es cuidar la vida, dejar crecer la vida, dar vida como Jesús, y darla abundantemente, no permitir que ni uno de los más pequeños se pierda. Eso lo pidió Jesús al Padre: “que ninguno de los que Vos me diste se pierda, que toda la vida que Vos me diste para cuidar, sea cuidada, que no se pierda”, y nosotros cuidamos la vida, porque Él cuida nuestra vida ya desde el seno materno. Lo tenemos en el lema de este año: “Desde el seno materno fuiste nuestro protector”. Él nos cuida y nos enseña eso.

Nosotros no cuidamos la vida. Porque hay una orden ética de cuidar la vida, cuidamos simplemente la vida. Jesús nos enseña a cuidar la vida porque es la imagen de Dios que es todo vida. No podemos anunciar otra cosa que vida, y desde el principio hasta el final. Todos debemos cuidar la vida, acariciar la vida, ternura, calidez. Eso es a lo que hoy se nos llama y qué lindo.

Pero es un camino que está lleno de lobos, y quizás por esto nos lleven a los tribunales, quizás por esto, por cuidar la vida nos maten. Pensemos en los mártires cristianos. Los mataban por predicar este Evangelio de vida, este Evangelio que trajo Jesús. Pero Jesús nos da la fuerza. ¡Adelante! no sean tontos, acuérdense, un cristiano no puede darse el lujo de ser tonto, no voy a repetir salame, tonto, no puede darse el lujo, tiene que ser vivo tiene que ser astuto, llevar la cosa adelante.

Cuando uno habla de esas cosas de la cultura de la vida, a la que estamos llamados, se siente la pena de que en tantos corazones, y aun desde chicos, se le siembre la cultura de la muerte. Se le siembre el egoísmo, se le siembre el “bueno y a mí que me importa lo que le pasa al otro”, quién soy yo para cuidar al otro. Esa frase, ¿se acuerdan quién la dijo primero? Caín. “¿Acaso soy yo el que tiene que cuidar a mi hermano?”, Es frase de crimen, es frase de muerte, es una pena que a veces ya de chicos crezcan en esta concepción, que se les inculque esta concepción egoísta y se configure el hombre y la mujer, lo dije acá una vez y lo repito, que le podemos poner como sobrenombre yo, me, mi, conmigo, para mi, todo para uno, nada dar a otro,  porque dar la vida es abrir el corazón, cuidar  la vida es des-hilvanarse en la ternura y la calidez hacia los otros, preocupar mi corazón por los otros.

Hoy vamos a bendecir a los mensajeros de la vida. Son los que van a llevar las imágenes de San Ramón Nonato por las casas. Van a ir por las casas, y cada vez que llega la imagen a una casa, no es para exclamar ¡ay qué lindo!, la tengo para mí. Si no que es para recordarme que tengo que luchar por la vida, cuidar la vida, que no tiene que haber un solo chico que no tenga derecho a nacer, que no tiene que haber un solo chico que no tenga derecho a estar bien alimentado, que no tiene que haber un solo chico que no tenga derecho de ir a la escuela. Cuántos chicos están trabajando de cartoneros, los veo yo en el centro de Buenos Aires, no van a la escuela, es que los explotan los padres. Y ¿quién provoca que los padres exploten a los chicos?,  la cultura de la muerte. Que no tiene que haber un solo chico que no crezca, que no viva su adolescencia abierto a la vida, que no tiene que haber ninguna persona adulta que no se preocupe por qué le falta al otro, qué necesita otro para que tenga más vida, y que no haya un solo anciano guardado, solo, tirado.

Cuidar la vida del principio al final, qué cosa tan sencilla, qué cosa tan linda. Padre ¿y para eso hay tantos lobos que nos quieren comer?, para eso, díganme ¿Jesús a quien mató?, a nadie, hizo el bien y ¿cómo terminó? Si nosotros vamos por el camino de la vida nos pueden pasar cosas feas, pero no importa, vale la pena, El abrió el camino primero.

Así que, ¡adelante y no se desanimen, cuiden la vida, que vale la pena! Que así sea.
28 READERS ONLINE
INDEX
RSS Feed
back to the first page
printer-friendly
CARDINALS
in alphabetical order
by country
Roman Curia
under 80
over 80
deceased
ARTICLES
last postings
most read articles
all articles
CONTACT
send us relevant texts
SEARCH